Club fundado en 1972. 45 años de historia montañera.
clubalmeriensedemontanismo@gmail.com
También en Facebook, Club Almeriense de Montañismo

martes, 4 de mayo de 2010

APURANDO LA NIEVE

Comoquiera que este año ha sido generoso en nieve, el sábado pasado pudimos disfrutar de la que aún queda en la zona del Alhorí, a pesar de las fechas primaverales y de los calores propios del verano.









Promovida la excursión por el infatigable José de Álvarez, de la Barca de la Florida él, y secundada la moción por mi compañero de trabajo y sin embargo amigo Pepe Martínez y por el que suscribe estas letrillas, un servidor, Emilio Castellana, de los Castellana de toda la vida, nos dimos cita a tempranas horas para acometer alguna fechoría por tierras del Marquesado de Zenete.

Llegamos al refugio del Postero Alto con el candor de tres colegiales el primer día de colegio. Pronto las primeras rampas nos fueron poniendo en nuestro sitio, y el mío estaba en la cola del grupo y resoplando.

Que bien se respira en la montaña.



Al llegar a la Puerta del Alhorí, nos encontramos con un compañero del Club, Paco Gerez, que nos amenizó la marcha hasta el circo, donde nos separamos. Él subió al Picón mientras nosotros hacíamos el canuto del Alhorí.












Esos tes puntillos que se intuyen ahí abajo somos nosotros. La foto la hizo Paco Gerez mientras subía al Picón.





Una vez repuestas las fuerzas a base de alimentos ligeros (evitar en lo posible latas de fabada en la montaña), nos pertrechamos para subir por el canuto, corredor, tubo, coladero o como quiera llamarse.



















Poco a poco la pendiente se hacía más pronunciada aunque nunca tuvimos la sensación de verticalidad que se intuía desde abajo.






























La nieve no estaba como hubiéramos querido pero tampoco la hora daba para más.





De todos modos subimos bastante bien, disfrutando de las sensaciones que nos ofrecía el entorno.

Recuerdo que Pepe y yo comentábamos cómo detenernos si nos caíamos mientras el Quillo nos aseguraba que tal y como estaba la nieve no nos íbamos a caer, y si acaso sucedía, lo más que podíamos hacer era la típica figura del ángel en la nieve.
No obstante en algunos tramos y mirando para abajo, no me habría gustado nada comprobar hasta donde podía haber llegado antes de detenerme.



Aquí se puede apreciar el recorrido que seguimos, aproximadamente palmo más, palmo menos.

La figura que se vé es la de Paco Gerez.





Una vez arriba, volvimos a reponer fuerzas para llegar hasta el collado que dá vista a las grandes cumbres de Sierra Nevada.
Desde aquí el espectáculo es fascinante.

















Después de dar una vuelta por las alturas decidimos bajar, y lo hicimos de la manera más divertida e infantil posible, chorreándonos por los neveros mientras la pendiente nos lo permitía.

Cuando se acabó la nieve tuvimos que amenizar el tedioso descenso con algún que otro chistecillo al uso.

En la parada obligada de Casa Andrés, tuvimos la suerte de coincidir con Francis y Cristina que venían de esquiar con sus hijos.

Por lo demás, nos queda la satisfacción de haber aprovechado una de las últimas oportunidades de disfrutar de las nieves primaverales que en la sierra son.







Texto: Emilio Castellana


Fotos: José Álvarez, Paco Gerez y Emilio Castellana

1 comentario:

  1. Lamentablemente no tengo ninguna foto en la que se vea a Paco, si el quillo la tiene y me la manda no dudaré en colgarla en esta entrada.

    ResponderEliminar

*************************************************************************************************


CLUB ALMERIENSE DE MONTAÑISMO (Fundado en 1972)




*************************************************************************************************