Club fundado en 1972. 45 años de historia montañera.
clubalmeriensedemontanismo@gmail.com
También en Facebook, Club Almeriense de Montañismo

viernes, 30 de diciembre de 2011


Foto: Laura Fernández, 2º Premio Concurso Fotográfico Carlos Castellana 2010

viernes, 23 de diciembre de 2011

UNA VUELTA POR LOS “DOSMILES” MERIDIONALES DE SIERRA DE GÁDOR



3/DICIEMBRE/2011

Con el primer, aunque breve y leve, que todo hay que decirlo, latigazo de este invierno entrante decidimos acercarnos a la vecina Sierra de Gádor. 



Como, además, no disponíamos de mucho tiempo optamos por una de las rutas clásicas de las alturas de esta sierra, la de los “Dosmiles” meridionales que en estos días suele adquirir carácter, como nos gusta decir a los montañeros. 




Con una fría e inclemente lluvia salimos de Almería en dirección a Dalías. 
Por la autovía el agua cae con fuerza, y a nuestra derecha la sierra se mantiene oculta tras un denso manto nuboso. Una vez en Celín, continuamos en coche por la pista forestal de la sierra. 





Tomamos el primer desvío a Fuente Alta, y dando más de un bote por lo maltrecho del camino, nos detenemos a la altura del Pecho de las Hacillas Largas, justo en un cruce con otra pista que viene por nuestra derecha. 



Nos toca dejar el cálido interior del coche y 
equiparnos para la marcha. El altímetro marca 1.525 metros y el viento viene que corta, aunque afortunadamente ha dejado de llover.

Ya con las mochilas a los hombros y bien pertrechados para el frío, comenzamos a caminar en dirección al refugio de Fuente Alta. Seguimos la pista, que aquí hace un peculiar desdoblamiento en forma de “D” para superar un corto repecho. Nosotros dejamos de lado el empinado atajo y seguimos la cerrada curva a derechas, que los tendones están necesitados de un poco de calentamiento. Hasta Fuente Alta el trazado del camino coincide prácticamente con el del Cordel de la Balsa del Sabinar. Poco a poco, a medida que ganamos altura, el paisaje se va tiñendo de blanco. A partir de Fuente Alta abandonamos el Cordel de la Balsa Sabinar, que continúa su recorrido a nuestra izquierda.
 Una breve parada para hidratarnos un poco y reajustar la ropa de abrigo y reanudamos la marcha por la pista en dirección al Morrón de San José. Caminamos envueltos en una densa niebla y azotados por un fuerte viento de los que curten la cara, duras condiciones que no parecen afectar lo más mínimo a Vilma, nuestra compañera canina, que con sus incansables carreras arriba y abajo nos está dejando claro lo bien que se lo está pasando. Nosotros, sufridos bípedos, bajo numerosas capas protectoras, cual cebollas errantes, también disfrutamos a nuestra manera de estos increíbles parajes que la ventisca transforma en páramos árticos. 



Dejamos un cruce a nuestra derecha, por el que luego volveremos, y poco antes de alcanzar el collado de la Majada de San José, junto a un pozo de mina, abandonamos el camino por el que venimos y monte a través, entre piornos helados, superamos los últimos metros del Morrón de San José (2.055 metros). 



Desde allí avanzamos en dirección noreste hacia el Morro de los Rubios (2.086 metros) que no alcanzamos, ya que antes nos encontramos con un camino forestal que viene desde la vertiente norte y que nosotros seguimos en dirección este-sureste hasta la cumbre del Nuevo Mundo, que con sus 2.113 metros constituye la mayor cota del día.

 Entre la niebla surgen las blanqueadas siluetas de los sufridos pinos, desafiantes ante la ventisca, y ya en la cumbre, fantasmagóricas, las grandes antenas que degradan la belleza de este entorno tan agreste. Llegamos hasta la Casa Forestal de Sierra de Gádor y la gran torre de Telefónica, donde tras una rápida foto, nos damos la vuelta y emprendemos el retorno.
 

Un poco más adelante, junto a la caseta de un viejo transformador, tomamos el sendero que sale a nuestra izquierda y que rápidamente nos lleva a un caminito que, faldeando por la vertiente sur del Morrón de San José, nos devuelve a la pista de Fuente Alta por el cruce que dejamos atrás durante nuestra subida. 

Ya sólo nos queda desandar el recorrido seguido unas horas antes, aunque ahora limpio de nieve y enseñándonos a modo de guiño entre los oscuros nubarrones un pequeño trozo del azul Mediterráneo.

Nota: El recorrido aquí descrito coincide en su mayor parte con el sendero de Pequeño Recorrido PR A-144 “Los Dosmiles Meridionales de Sierra de Gádor”. Este sendero tiene su inicio en el Refugio de Fuente Alta y continúa por el recorrido de la pista que nosotros seguimos hasta las cercanías de la Majada de San José. Por esta zona, nosotros abandonamos el sendero para coronar el Morrón de San José. Si se quiere seguir por el PR no hay que abandonar la pista que, una vez superado el collado de la Majada de San José, rodea el Morrón de San José por su vertiente norte. Nosotros volvimos a tomar el sendero en las cercanías del Morro de los Rubios y ya no lo abandonamos hasta Fuente Alta.


Grupo de avezados montañistas:  Davidillo, Dieguillo, Belén, Vilma y José Salazar
José Salazar Villegas Club Almeriense de Montañismo

martes, 20 de diciembre de 2011

FIESTA INFANTIL


Hola, os recuerdo que este jueves a partir de las 19.30h. nos vemos en el Club para ver una proyección de las actividades infantiles que hemos hecho este año. Después de las fotos habrá cena infantil y juvenil con croquetas, hamburguesa o lomo y patatas fritas y bebida pa no atragantarse.
 
En principio irán Alba, Jorge, Ana, Nicolás, María, Benjamin, Paula y Anabel. A ver si se anima algún niño más.
 
Después si los niños quieren pueden echar un rato de juegos (ya llevaremos alguno) mientras los mayores disfrutamos de una cervecita.
 
 
 
 
 
Un besico, Bebi.
 

lunes, 19 de diciembre de 2011

PROYECCIÓN AUDIOVISUAL



Este próximo viernes 23 de diciembre a las 21:30 vamos a poner una presentación con algunas fotillos del viaje que hicimos Ramon, Isa y yo este pasado octubre a la zona del Everest en Nepal, no creo que sea muy pesado, dura sólo 22 minutos con música y todo eso jejeje:-)


También es posible que Albi se anime y traiga fotillos de los viajes que han hecho ellos por la zona del Himalaya 
( Ladhak, Annapurna ) y así sería una noche himalayística jejejeje
No puedo prometer que después haya baile:-)


Saludos


Isaac

martes, 13 de diciembre de 2011

LA ROZA - PIEDRA NEGRA POR EL SULAYR

Breve relato de una leve andadura con la única intención de rellenar hueco en el blog.

Aproximadamente este es el recorrido que hicimos el domingo. Salimos andando desde el área recreativa y de acampada de La Roza y terminamos en el refugio de Piedra Negra.
 Si nos fijamos en el mapita de aquí abajo, empezamos desde la derecha y concluimos en la izquierda, justo donde está la flecha roja.
Conforme vamos andando aparecen  las primeras vistas de la cuerda de Sierra Nevada Almeriense. Podemos apreciar, a modo de excrecencia salida de la sierra, la Peña Horada, con su boquete peculiar, y a la derecha, es decir hacia el Oeste, los denominados Canutos del CAM ansiosos de recibir una miaja de nieve más, porque la que hay se me antoja escasa.







Peña Horadada como protagonista.





Otra bonita instantánea de la citada peña.




Y otra más, con más detalle.




Un ejemplar de Águila Real, creo, sobrevoló nuestras cabezas luciendo elegancia en el vuelo.




Y de repente o repentinamente empezó a formarse una sutil nieblecilla.





Ya inmersos en el sendero Sulayr nos paramos junto a este curioso especimen de pino, más retorcido que la viejalvisillo. Parece un rayo talmente.





Aquí confraternizando con el susodicho pinaster.




Hemos llegado al refugio y no nos hemos cruzado con un alma en todo el camino. La niebla y el silencio crean un ambiente bastante fantasmagórico.






                                                                       





Alguna fotillo (sin pretensiones) desde el interior del vivac antes de reponer fuerzas y pensar en volver por donde hemos venido.









Esta actividad fue realizada (con mucho cuidao) por José Álvarez de Pérez, conocido como Monsieur le President y por un servidor, también conocido como Emilio Castellana.



jueves, 8 de diciembre de 2011

CON LOS NIÑOS AL CORTIJO DEL ROSAL


Excursión otoñal con los niños; Domingo 27 de noviembre de 2011


Nuestra idea inicial era disfrutar de los colores otoñales en la Dehesa del Camarate en Lugros (GR), pero menos mal que alguien avisó de que para ese mismo día había programada allí una montería (los cazaores tenían que ser) y tuvimos que cambiar el itinerario. Parece ser que Kiko y Mely tuvieron más suerte en elegir el sábado en lugar del domingo.

Paramos a desayunar donde ya lo hicierais los de la Cuasi Integral, en el Bar La Esquina de Abla, esto fue por hacerle el gusto a la niña de nuestro Presi, que no a su padre claro. 

Ibamos unos cuantos, a ver si los digo todos: Carmela, Pelli y Paula, Nati, Luis y María, Er Quillo y Ana, Nico y Benjamin, Alvaro (amigo de Jorge), sus padres y su tía y Jorge, Paco y yo. Faltaron  Alba, Laura y David que al final se quedaron encamados por aquello de las fiebres de la peque. El Patillas y familia también se retiraron y Vanesa tampoco apareció.

Después de pensar varios lugares habíamos elegido ir por la Vereda del Refugio Ubeire, saliendo desde la pantaneta de Fiñana. Hacía un poco de fresquete pero como el sol nos acompañó todo el rato en cuanto nos pusimos a andar se quitaron los tiritones del principio. Los niños iban contentos y desbocados, acababan de bajarse del coche, claro. Comenzamos a andar siguiendo las marcas amarillas y blancas del sendero y después de contar unas 18 entre buenas y malas, aunque las malas sólo las habíamos visto pero no nos habíamos equivocado porque no las habíamos seguido (palabras de Nico) pasamos por unos cortijos y dejamos la pista para meternos de lleno en la bonita vereda que nos lleva a Ubeire.




En cabeza, por supuesto iban los mayores, pero no los adultos hablo de los niños mayores, que tienen más brío y más fuerza que sus padres. En frente, las vistas de la sierra nevada (Almirez, Loma del Rosal , Peñones del Mediodía  y demás) nos servían de guía y también para azuzar a los más peques que se quejaban de tener los pies cansados, vamos que estamos cada vez más cerca de la nieve, que ya pronto llegamos a ella, ...

Subimos un poco (para algunos un poco más que un poco) y ya vamos llaneando to el rato, decía el Quillo. No tenía cuento, ni na el tío.

Así fuimos todo el camino, jugando, bromeando, corriendo y tirando de los más renegones, pero disfrutando un montón de la preciosa sierra y del día tan espectacular que teníamos. Nos acompañaban los pájaros y el sonido del agua del arroyo corriendo en el fondo del barranco.

Llegamos al Cortijo del Rosal y allí decidimos parar para recuperar fuerzas con unas buenas viandas, algunos probamos la rica empanada que había hecho Daniela, y que los niños jugaran un rato (algunos a recoger cacas para hacer pasteles) y después del rato de relax darnos la vuelta por la misma senda para que no se nos hiciera demasiado tarde y pudieramos disfrutar de la siguiente hora de la comida, la parad en la Venta del Pino.

El camino de vuelta fue muy rápido, Ana iba en cabeza como una campeona y Jorge detrás, les seguían Paula, Benjamín, María y Nico recolectando puntos que les daba Paco por ver pedos de lobo aún sin pisar, cacas de vaca o de caballo o burro, las de zorro creo que eran 15 puntos por lo menos, ah y 20 puntos el que no se cayera en los sitios más difíciles. En la cola algunos mayores renqueando, la madre de Álvaro venía con la rodilla tocada y en las cuestas abajo veía las estrellas, así que ibamos un poco más despacio, pero la cabeza sabía llevar al grupo y de vez en cuando paraba para reagruparnos.

Finalmente llegamos a los coches e iniciamos el camino hasta la Venta del Pino, allí ya en el bar de la gasolinera, nos lavamos las manos para recoger nuestro trofeos para los peques hamburguesa o pizza y un huevo con juguete y chocolatina (no voy a poner la marca) para los más mayores y, pa los mayores del tó cervecita y lomo de orza y queso a la plancha. Vamos, que nos fuimos pa acostarnos ya cenaicos y tó.



Pues eso, que pasamos un buen día y disfrutamos del sol invernal de otoño.

TEXTO: Bebi.
FOTOS: Don José Quillo 

domingo, 4 de diciembre de 2011

Alhorí Connection: Hacer un abalakov está chupao!




El pasado sábado 26 de Noviembre estuvimos en el circo del Alhorí unos jóvenes del CAM, Ramón, Alfonso y Antonio 4x4. La idea era hacer algún corredor pero asegurando, montando reuniones y empleando la cuerda.
El día era magnífico, casi sin viento, mucho sol y la nieve en buenas condiciones. Ésta empezaba más arriba del primer repecho, bastante alta, y estaba bastante dura. Tras cruzar el río la nieve estaba más polvo y menos transformada.
En esta foto se ve el repecho de subida tras el río:


Al llegar al circo decidimos irnos hacia el corredor de la izquierda; este corredor es bonito pues va un poco encajonado en su recorrido. Al principio del corredor se encuentra la cascada Polvos Mágicos, que es la que más se hace en el Alhorí. En esta foto se ve en círculo la cascada, que sólo tenía formada el primer resalte, y el trazado del corredor:


 En el circo la nieve no estaba demasiado bien, de hecho en el corredor era sobre todo nieve polvo, y los piolets no hincaban gran cosa. Al acercarnos vimos que una pareja estaba preparándose y empezando a hacer la Polvos Mágicos. Pasamos al lado de ellos y aprovechamos para hacerles fotos:




La verdad es que el que iba de prime se lo curró pues los primeros metros son verticales. 
Nosotros seguimos pa'rriba y empezamos nuestras prácticas: el problema en este sitio es que asegurar no es cosa fácil. Montamos reunión con 2 tornillos de hielo pequeñitos, uno de ellos metido sólo la mitad y con una cinta pasada con nudo de alondra:




 En las reuniones a la sombra es fácil quedarse helao! Hay que traerse el pluma, coño!


Subí 30m, monté reunión con un clavo pequeño extraplano en una fisurilla y subieron estos 2 jovenzuelos:

Entre buscar dónde asegurar, maniobras de cuerda, etc,...vimos que íbamos lentísimos, y que se nos harían las tantas si seguíamos a este ritmo. Llevábamos una cuerda de 8,5mm y 60m usada en doble, pero teníamos que haber traído 2 de 60m para hacer la subida más rápida. De modo que decidimos bajar lo subido y practicar algo al pie de la cascada.
Más adelante de la temporada la cascada estará mejor seguramente, si la nieve no la tapa en parte. Aquí Ramón calentando los piolos pero con los pies bien puestos en el suelo:
  
Como no tenemos experiencia, práctica o huevos para subirnos por estos primeros metros tan verticalillos pues decidimos practicar los abalakovs o puentes de hielo. Un tornillo por un lao, otro tornillo por otro, sopla bien el polvillo, mete el cordinillo...Y cómo coño recupero el cordino? Ostia...y si meto el cable de un fisurero (cogiendo el fisurero por la cuña metálica) y hago pasar el cordino por el hueco del cable? De puta madre! ha salido muy fácil. Y ahora, la prueba de tracción:

Tira, tira, pero no te pases! Qué va, esto aguanta un huevo!


Si el tornillo que se mete es muy largo y la inclinación es mayor, puede que el cable del fisurero no llegue hasta el fondo y haya que usar un alambrillo...ya te digo.
Conclusión: traer un pluma pa las reuniones, echar cordino pa los abalakovs, algún fisurero y buena compañía!



Texto: Antonio 4x4
Fotos: Alfonso Monje y Antonio 4x4


miércoles, 30 de noviembre de 2011

DEHESA DEL CAMARATE Y RIO ALHAMA


RIO ALHAMA Y DEHESA DEL CAMARATE


Sábado 26/XI/2011.-

         Iniciamos esta ruta poco antes de llegar a Lugros, partiendo desde el Molino de las Herrerías a 1.200m. donde cogemos el PR-A33;  la verea recorre la margen izquierda del río Alhama por la llamada Cañada Real de las Herrerías que va ganando altura poco a poco, hasta sacarnos a una pequeña llanura.
 
Andamos entre mejoranas y tomillos, salpicados de almendros y algunos cortijos en ruinas. Nuestro camino se cruza con la acequia  de Polícar que atravesamos en varias ocasiones por puentecillos de madera hasta llegar a una pista forestal que seguimos durante unos 3kms,  para descender hasta el  rio Alhama donde entramos ya en el Parque Nacional.  Cruzamos el río dejando a nuestra derecha un denso bosque de galería de chopos revestidos de los típicos amarillos otoñales que tímidamente dejan caer a sus pies un fino chispeo de hojas amarillas.  



A la izquierda continúa el sendero PR-A33  que  cogimos al principio y que va paralelo a la acequia de Guadix  hasta llegar al cortijo de  Corral Nuevo, continuando hasta el pueblo.
         








Pero nosotros seguimos hasta llegar al Horcajo del Camarate,  franqueamos  la puerta de acceso a la finca y , con bastante rapidez propiciada por el miedo,  le hacemos un “ quite “ a un morlaco negro zaíno  armado en cornidelantero que no nos quita ojo. 

Pasamos al lado de unos corralones que sirven para embarcar el ganado, no sin antes sortear las numerosas “minas” (plastas de vaca) que “adornan” el camino, cual tablero de ajedrez.. Atravesamos un denso encinar  salpicado de grandes manchas de robles que dan un colorido otoñal a todo el paisaje, aunque a estas alturas de noviembre los colores están un poco apagados y los árboles se preparan para el duro invierno que les aguarda.

















Seguimos ascendiendo de manera suave pero continua hasta llegar a un portillo; ahora tenemos a nuestra izquierda , al fondo, el Cortijo del Camarate,  rodeado de verdes prados con ovejas y vacas que pastan tranquilamente ajenas a nuestro caminar, siempre  bajo la atenta y constante mirada del Picón de Jerez, tocado con  su blanco manto invernal.





Unos cientos de metros más arriba llegamos a una pequeña plaza de toros a 1.860 m. donde nos vamos a comer unos bocatas “feos de grandes”  acompañados de unos buenos tragos de vino de la bota y de unas aceitunicas aliñás de fabricación propia.         
         Pero antes de esto no me puedo resistir, agarro el  forro polar transformado en “muleta”  y salto al ruedo cual intrépido maletilla a pegar unos  cuantos “derechazos” y algún “natural”  en este coso taurino, jaleado desde la barrera por una “espectadora” que, con muchas ganas de guasa y entre gritos de “olé”,  incluso pide la oreja para el “Niño del Paquete”.
        




 Tras este ratillo de risas , reponemos calorías y tiramos millas , que el camino de regreso es largo,  el sol se está poniendo y aquí el frío curte el espíritu.


Desnivel: 600 m. aprox.
Texto pachanguero: Kiko
Fotos: Kiko y Mely.
             
*************************************************************************************************


CLUB ALMERIENSE DE MONTAÑISMO (Fundado en 1972)




*************************************************************************************************