Club fundado en 1972. 45 años de historia montañera.
clubalmeriensedemontanismo@gmail.com
También en Facebook, Club Almeriense de Montañismo

viernes, 13 de agosto de 2010

BALAITUS Y ARISTA DEL DIABLO


Hace unas semanas, el Jueves día 1 de Julio, nos juntamos para ir de monte, Antonio 4x4, Gelu y yo, como el camino era largo, fue montarnos en el coche nuevo de Antonio e iniciarse una tertulia que duró hasta Sallent de Gállego. Muy amena, tratando de temas cruciales e históricos como la huella musulmana, la época de los reyes Católicos u otros más contemporáneos ,como elementos prácticos en un cuarto de aseo actual o detalles antropológicos que determinan las características relevantes de los españoles o por lo menos los que caracterizan la España cañí, profunda y autentica. El viaje transcurrió muy cómodo, con una sola parada, cuando empezábamos a flaquear Antonio y yo, cerca de Zaragoza adelantando un coche, en la autovía sin gasolineras o mudéjar, vimos a Paco Jerez y su mujer. Ellos también iban palos Piri y bastante escasos de combustible. Disfrutamos de un cafelito y continuamos, despidiéndonos de ésta encantadora pareja, con la que tendemos gratamente a encontrarnos en los mas imprevisibles lugares y que tomaban rumbo a Torla.

Sobre las 18,00h., nos peleábamos con las mochilas en el aparcamiento del pantano de la Sarra, una vez acabado y superado éste primer escollo, ya no había pretexto, vencíamos estoicamente (yo por lo menos) la pereza y nos encaminábamos hacia el refugio de Respumoso/Respomuso, por el camino GR11 que remonta el valle del rio aguas limpias. Llegamos anocheciendo, después de una subida tranquila, disfrutando de las cascadas, neveros que éste año persisten y gran cantidad de flores. Nos acomodamos en el refugio y cenamos acompañando nuestras viandas con unas grandes jarras de cerveza, mientras ya todos dormían.

Viernes; tras desayunar y aunque no hemos madrugado, rápidamente estamos en marcha, a las 8 subimos por la verea empinada, camino del Balaitus. El itinerario por la brecha "Latour" no tiene grandes complicaciones técnicas y queremos ver como estan las aristas para el próximo día. Aunque ésta es la tercera vez que vengo, el paisaje alpino, austero y bello, siempre me recuerda los relatos de hace muchos años, que indirectamente escuchaba en el club.

Mis compañeros con los que voy, no hablan de cosas complicadas e inútiles. Solo de lo que nos va deparando la subida, que no es poco. Superada la empinada canal de nieve dura, trepamos por la roca hasta alcanzar las pendientes cimeras , que nos ofrecen una paisaje grandioso en todas direcciones. Bocata rápido, pues Antonio lleva esperando un buen rato (es lo malo de ser joven, estar fuerte y tener más nervios que un jamón de leopardo) y además el día se está poniendo mú gris.

La bajada la hacemos por el mismo sitio, y en el refugio nos obsequiamos con otra jarrita grande de cerveza. Dejamos pasar la tarde escuchando las tertulias que contóquisque entabla Gelín.

Sábado; amanece mejor de lo que decían las previsiones, aunque para el medio día habrá mal tiempo seguro. Nos encaminamos hacia la arista del diablo, durante la subida y llegando a pié de pared, ya me doy cuenta que no voy como hay que ir, muy engarrotado y con unas agujetas de la subida de ayer, que no me dejan andar con soltura. Me da miedo meterme así en la arista, donde no valen pasos en falso, según está la meteorología tampoco se puede gastar mucho tiempo. Así que después de despedirme de los compañeros que ya se van pa´rriba, me instalo en las rocas por debajo de la pendiente nevada, en principio me quería ir poco a poco, pero pronto éstos dos están en la arista y el verlos allí me impide irme, por la fantástica visión que me ofrecen y por si necesitan orientación para bajarse cuando se les meta el mal tiempo, pues las nubes que van entrando así lo presagian. Las manos me sudan de verlos trepar y puedo adivinar que no van encordados por la rapidez y forma de moverse.



Ahora estoy convencido y contento de haberme quedado abajo, porque como tengo las piernas, solo hubiese sido un lastre y aunque paso miedo por ellos, esta posibilidad de ver trepar en ésta arista, no se tiene todos los días. Echo de menos una cámara grande con un buen zoom. Siguen desplazándose por las arista que contemplo en contraluz, después de un tramo sin verlos, de pronto aparecen por la punta prosepina y respiro aliviado. Continúan a buen ritmo, al cabo de un poco los veo en un perfil buscando y preparando rápeles, bajan hasta la brecha de los diablos y allí el tiempo ya está bastante tomado, escudriño la pared intentando adivinar algún lugar propicio para rapelar. Para mi asombro ¡continúan escalando! al poco los veo trepar por los cuernos del diablo. No sé en qué pensaran, pero yo me voy, estoy tan helado y engarrotado del frio y las agujetas que casi no me puedo mover, además, ya casi no para de llover. Empiezo a moverme y pronto me llama Gelu. " Franciiiis!!,¿por aquí se podrá bajar?", le respondo que creo que sí. No estoy muy seguro, pero esta brecha del tridente sur es en punto más cercano al suelo, se adivina una canal diedro y como llevan dos cuerdas y bastante material, seguro que tienen posibilidades, no me puedo imaginar que por allí no haya escape, además, el tiempo ya no da otra posibilidad, está todo mojado. Por suerte y sin demasiadas dificultades, encuentran unos rápeles que en poco tiempo les dejan en el suelo. Bajan a la carrera por la pendiente de nieve entre una densa niebla, de vez en cuando nos pegamos un grito para orientarse y pronto estamos otra vez juntos, se ha puesto un ambiente bastante húmedo, algo frío y con la cantidad de nieve que hay, parece casi invernal, muy felices iniciamos la bajada, que hay que elegirla bien, éstos van muy sueltos por las fuertes pendientes de hierba y nieve dura después del tramo de arista que han hecho, yo no (por decir algo).

Llegamos al refugio y descarga una gran tormenta, después disfrutamos de un paseo hasta el antiguo refugio,
la tertulia con tólmundo a la que nos tiene acostumbrados Gelín en el refugio y un bonito atardecer, mañana hará bueno.

Domingo; amanece buenísimo, después del tormentón de ayer, los colores se han intensificado, pero nosotros ya los vamos disfrutando durante la bajada al coche, a la 12 del medio día, nos pegamos un baño fresquito en el río aguas limpias y pálmería, a las 21,00 estamos en Almería con la certeza de que ha pasado poco tiempo, pero con la sensación que haberlo ocupado bien, nos sentimos repletos, saciados de todo lo importante, como de haber jugado con la llave del tiempo, adioooos (tono cariñoso con una pizca de mala follaílla),es que no sé cómo se escribe eso.

Frasco

Montaje visual: Pinchando en este enlace podrás ver un montaje con las fotos de esta fabulosa escapada pirenáica.

Texto y Fotos: Francis Segura

http://www.youtube.com/watch?v=3nR2d35ljoc

*************************************************************************************************


CLUB ALMERIENSE DE MONTAÑISMO (Fundado en 1972)




*************************************************************************************************