Club fundado en 1972. 45 años de historia montañera.
clubalmeriensedemontanismo@gmail.com
También en Facebook, Club Almeriense de Montañismo

martes, 8 de noviembre de 2011

...Y SI EL TIEMPO NO LO IMPIDE...

La montaña siempre está ahí, pero no siempre te la encuentras igual. Y es esa diversidad, ese contraste, el que la hace desafiante.

 El fin de semana pasado nos encontramos con la cara "traviesa" de las cumbres, esa faceta desagradable y hostil pero a la vez atractiva para el que va buscando el reto y la superación.

Viento, agua, nieve, niebla, frío, la noche que se nos echa encima, desorientación... y para colmo overbooking en el refugio y seis criaturas teniendo que dormir al raso.
Afortunadamente todos salimos sanos y salvos, más o menos.

A continuación expongo una serie de documentos gráficos que se explican por si solos, y si no ya les pondré yo unas palabritas y tal.



 Aquí estamos ajustándonos las alpargatas para empezar a andar.



Uno de los grupos en que se fue dividiendo el pelotón. Este está compuesto por Quillo, Carmen, David, Paco y Dioni.

Por el Sulayr hacia el Cerrajero. 










 Ya en el Cerrajero reponiendo electrolítos.





En el cortafuegos que nos lleva al refugio de la Polarda.













 Estupendas vistas desde el refugio de la Polarda, al fondo se puede ver la sierra del Cabo de Cabo.










 Carmen y Dioni en pleno esfuerzo.








 Paco en la cumbre de La Polarda donde no se podía estar mucho rato por el viento. Una foto de recuerdo y pa´bajo echando virutas.










 En la caseta de El Buitre. Algunos combatían el frio bailando una jota o algo similar.







El gran Imanol en la cumbre de El Buitre, aguantando estoicamente el temporal.












Amanece el Domingo en el refugio de El Doctor. Seis criaturas durmieron en el exterior aguantando el frío y la nieve. 
Mientras en el interior "disfrutamos" de los inquietantes sonidos de la noche.


El grupo al completo antes de reanudar la marcha dominical.



Aspecto que presentaba la Lagunilla Seca con el Chullo al fondo.




En la cumbre de El Chullo, Paco, Quillo y la potente Elena.
Después nos tiramos por la cara sur en linea recta hacia Bayarcal. Decidimos prescindir de la bajada hasta el puerto de la Ragua porque estábamos hasta las narices del viento y queríamos bajar al valle cuanto antes.



Por fin nuestro esfuerzo se ve recompensado y llegamos a nuestro destino, Bayarcal, el pueblo más alto de la provincia de Almería.





Y comoquiera que no hay final feliz sin una cervecita fria y una viandas del lugar, henos aquí reponiendo sales minerales y otras sustancias perdidas durante la andadura.














Fotos y ocurrencias: Emilio Castellana






Estas fotos son de Ramón y dejan ver algunas "penurias" que pasamos el sábado.








El Domingo mejoró mucho el tiempo y, aunque con viento fuerte, pudimos subir al Chullo. 


En la foto de cumbre falta Paco que estaba detrás de la cámara.






Subiendo la última rampa del sendero que nos llevó hasta la carretera de Bayárcal.

1 comentario:

  1. Jejeje, Impresionante narración!! te dan ganas de hacerla otra vez!! He enviado a Jesús algunas fotos que tambien estan muy bien.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

*************************************************************************************************


CLUB ALMERIENSE DE MONTAÑISMO (Fundado en 1972)




*************************************************************************************************